LOS INDESEADOS

FullSizeRender

En Europa existe mucho indeseado suelto. No lo digo yo, y quizás no lo diga un reciente informe publicado por el Atlas de la Anticoncepción. Sin embargo, cuando leo la noticia y compruebo que el uso de condones, píldoras del día después y otros medios anticonceptivos, no están tan extendidos como pudiéramos pensar, es inevitable que mire a mi alrededor y me pregunte que cuántos de nosotros somos un fruto indeseado de ese momento que se le supone lleno de deseo; que cuántos de nosotros somos la pedrea de ese juego azaroso del sexo; que cuántos de nosotros no hemos sido engendrados con ese aderezo llamado pasión, palabra esta última que parece reservada al sueño romántico de los poetas del verso octosílabo (o tal vez, ni siquiera a ellos).

A primera vista, parece que tener la condición de hijo indeseado no tiene tanta importancia. No podemos olvidar que los padres, en ese ejercicio de autoperdón, cuando llega el momento del parto y el indeseado viene al mundo, se dicen a sí mismos -y al indeseado- que lo quieren igual que al resto de su prole. Es más, hacen de inmediato un ejercicio de olvido y manifiestan un llamado amor especial, casi más profundo que ninguno, pese a que saben que fue creado alejado de lo que algunos llaman la planificación familiar.

Discúlpenme si en los próximos segundos me convierto en un aguafiestas, pero todos sabemos que ninguno se escapará de ese momento en el que se le grabará a fuego la letra escarlata de ser un hijo indeseado. No voy a pedir a nadie que levante la mano y se señale. No pediré tal ejercicio de flagelación, porque bastante estigma tiene con no olvidar el momento en el que de repente conoce la noticia de su condición. Noticia que siempre llega de boca de sus padres, progenitores casi impolutos hasta ese momento, y que mediante el anuncio público en una fiesta familiar, entre risas, lo señalan con el dedo y dicen que “vino a este mundo sin ser buscado” (como si acaso hubiera estado perdido); o peor aún, que “llegó de penalti”, porque al portero se le coló el balón entre las piernas y terminó en un gol que no debió subir al marcador (este país conserva aún esos matices machistas de tardes de domingos de fútbol, y que como no, atribuyen la culpa del error a la misma protagonista de siempre).

La exposición puede resultar tan grotesca, como imagino que tan real. Porque todos conocemos de situaciones semejantes, en las que al indeseado se le expone en el patíbulo del centro de una plaza pública, se le marca para el resto de sus días con ese halo de defecto de fabricación, y se le apedrea al final con esas palabras que se tiñen de una indeseable compasión, que indudablemente no discuto que estén llenas de amor.

Sin duda alguna, salvo la evidencia de que existe un alto porcentaje de hijos siempre deseados, lo que parece indiscutible es que los únicos salvados de esa condición de indeseados son los hijos adoptados, los que han sido engendrados gracias al in vitro y una cánula en una clínica de fertilidad, y los que vienen del polémico mundo de la gestación subrogada. Sobre este último, el debate queda tan abierto que por mucho que el tema se aborde con pasión (ahora parece que esta palabra ha quedado más para las discusiones que para el amor), no quiero terminar con una bronca como la que apuntó Almudena Grandes en su artículo titulado El progreso de la humanidad: Prohibir (El País); y ni quiero quedarme en la mercantilismo y privilegio de unos pocos como señaló Luis García Montero en su artículo titulado El fruto de tu vientre (Infolibre).

En este punto, no niego mi acercamiento a las reflexiones que ambos realizan sobre la libertad, la dignidad de las mujeres, el mercantilismo, los derechos individuales y los colectivos, los derechos de las minorías y las mayorías. No lo niego para nada, todo lo contrario, comparto sus pensamientos, hasta la última palabra, pero eso no me impide que me detenga en dos aspectos que sendos escritores anotaron en sus artículos, y que me provocan alguna que otra reflexión. De esta manera, cuando Almudena Grandes se refiere a que dónde queda la dignidad de la mujer, me pregunto si la reivindicación de la gestación subrogada podría incluso apropiarse de aquel lema de “nosotras parimos, nosotras decidimos” que se utilizó para reclamar el derecho al aborto, y entonces me pregunto cómo hacemos para prohibir un ejercicio de libertad (individual que al mismo tiempo es colectiva). Y con respecto a los argumentos esgrimidos por Luis García Montero, cuando dice que fue gracias a IU que se incluyó la posibilidad de que las parejas homosexuales pudieran adoptar, creo que no se detiene lo suficiente en observar el mercantilismo que existe alrededor de los procesos de adopción, y que aunque pensemos lo contrario, también queda reservado en favor de otra minoría.

En fin, a estas alturas, sigo en mi debate personal de encontrar una respuesta y un posicionamiento claro al respecto. Así que seguiremos leyendo y escuchando opiniones de uno y otro sentido. Pero de lo que me he dado cuenta, es que aquel relato que recogí en este blog y que fue llevado después al libro Historias de una casapuerta (Editorial Libros.com), y que titulé María, quizás se quedó en una posición demasiado romántica de este asunto, pero como bien apuntó García Montero y en eso coincidimos: en aquella Virgen María ya nos encontramos al primer vientre de alquiler.

 EL FRUTO DE TU VIENTRE

PROHIBIR

Anuncios

2 thoughts on “LOS INDESEADOS

  1. Como siempre, nos invitas a reflexionar…
    Está vez un tema delicado. Se viene al.mundo, a veces somos invitados con una tarjeta glamourosa y llena de pasión, otras, esa tarjeta no llega envuelta en deseo o simplemente no llega.
    Sin embargo nos vemos arrojados a venir al mundo. precipitadamente, porque nos toca vivir, aunque no fuéramos lo que se esperaba.
    Bueno, como comencé diciendo…un tema especialmente delicado.
    Lo que sí ocurre que una vez nacidos, no deberíamos dejar que ningún calificativo afectara a la realización de cada ser.
    Un abrazo.

  2. ANTONIO, menudo tema te has propuesto…es muy profundo y se sitúa, creo, dentro de aquellos temas a los que no nos animamos solos…Tal vez necesitamos hablar entre varios y así darnos ciertas respuestas que de otro modo nos dejarían en la eterna duda. Tú te has animado y te felicito. No has dejado casi nada por decir. A mi modo de ver creo que nuestro origen viene, al menos, de la pasión. Cada pareja hace el amor con gusto y pasión. El resultado es que si un niño es tan programado, a veces no es producto de una unión que se pueda despojar de propósitos definidos y se pierde la magia. Preferiría haber sido un niño que vino al mundo como una bella luz que en adelante sublima su origen nada premeditado, con una vida que se agradece por sí sola y que es el reflejo casi perfecto de quienes lo gestaron y que a cada paso se yerguen felices por su obra. Antonio, he estado con gripe y hace días que leí lo tuyo. Disculpa por la demora. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s