CORAZONES DE CRISTAL

ae9a664f-ff73-4e49-a618-73db29490738

No creo en esas Cenicientas protagonistas de cuentos,
en esas aspirantes a princesas que huyen en la media noche.
Las que regresan a sus casas en carrozas adornadas de lujo,
tiradas por corceles que sirven de lacayos
a los que pagan con dos monedas arrojadas con desprecio.

No creo en esos príncipes convertidos en zapateros
que se enamoran de lo primero que ve,
y que no saben lo que es el amor a primera vista,
ese que el ciego sabe ver, porque es el único,
el único que tiene ojos que conocen lo que es mirar.

No creo en ninguna de esas historias de finales,
en ninguna de sus moralejas escritas sobre un papel.
Solo creo en esos corazones de cristal,
lo que se rompen en silencio durante las madrugadas,
pero que con en el amanecer que se cuela entre las cortinas,
saben lo que es levantarse, poner los pies en el suelo, y volver a caminar.

Anuncios

18 thoughts on “CORAZONES DE CRISTAL

  1. Yo tampoco creo en esa leyenda del amor romántico que desde pequeña me han querido inculcar a través de cuentos de princicesas en apuros (bastante inútiles) y príncipes valientes a los que no les tocaba otra que salvar a la susodicha para después encerrarla en una “jaula de oro cristal” (pero una jaula al fin y al cabo).
    Muy buena reflexión, Juan Antonio! Feliz domingo!

  2. Muy bonito y triste a la vez. Pero hay corazones de cristal que son fuertes ante los ” cuentos” que la vida nos hace leer a veces.Y lo que era bonito leer de niños no es más que una triste realidad otras. A veces el colorín , colorado… nos deja reflexionando. Y la vida sigue y esos corazones de cristal se hacen fuertes. Felicidades!!

  3. Tampoco creo en esos cuentos, pero no hay que olvidar que muchos de ellos nacieron de leyendas medievales, época en que las mujeres solo podían aspirar a eso. Vistos desde ese contexto, pueden resultar incluso esperanzadores. Para mí, son metáforas plagadas de arquetipos, bastante interesantes.
    Saludos, Juan Antonio.

  4. Preciosa reflexión y que lógicamente comparto. Hace mucho que me bajé de la carroza, que no dejo que me prueben ningún zapato y sobre todo, estoy en el lugar de los luchadores, que los hay de muchos tipos, habemos algunos que llevamos barra de labios en el bolso.. un abrazo Juan Antonio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s