CRUZAR AL OTRO LADO

 

cropped-img_2715.jpg

Un paso, sí, un paso. Ese simple acto de poner un pie delante de otro, es un momento clave en nuestra vida. Y como momento clave, puede suponer un antes y un después que transforme nuestro día a día. A pesar del transcurso de todos estos años, mucho se sigue hablando del primer paso que dio el hombre en la luna (ese que seguimos viendo en blanco y negro y sobre el que tantas dudas se han generado); y sin embargo, poco se habla de ese otro paso que supone cruzar el límite que separa dos mundos muy cercanos, que llamaremos el del bochorno y el de la honradez. Y es que existen pasos, y pasos.

Pese a que aparentemente nos hayamos acostumbrado, y callemos para no reconocerlo, las sensaciones siguen siendo las mismas. Un hormigueo sube desde los tobillos, recorre nuestras piernas y alcanza las extremidades superiores, (el que llegue al rostro depende de lo que al final pueda suceder). Ese cosquilleo revela nuestro estado de nerviosismo y ansiedad. El miedo, por pequeño que sea, nos invade. Hace que miremos a un lado y otro, que incluso alguna vez nos hayamos detenido antes de dar ese paso, y hayamos dirigido nuestra mirada hacia atrás. La respiración se contiene, como si dejar de respirar sirviera de algo. Y en este instante deseamos estar solos, que nadie se encuentre a nuestro alrededor, y sin embargo, comprobamos como nuestros deseos nunca se ven cumplidos llegados el momento.

Hemos dado el paso. Hemos cruzado el arco de seguridad antihurto de cualquier centro comercial o de la pequeña tienda de barrio que pueda colocarlas. No ha sonado alarma alguna. Nadie nos ha mirado. Nuestra honradez y reputación no se ha visto ultrajada. Cómo si aquella fuera la máquina de la verdad.

Anuncios

4 thoughts on “CRUZAR AL OTRO LADO

  1. En ese paso es donde entra el miedo o la valentía.
    El momento en el que te encuentres te dirá si esa sensación es más o menos duradera en el tiempo.
    Y si el paso lo das en conciencia, asumiendo los riesgos, seguramente supondrá un paso de crecimiento personal en tu vida. Al menos así lo percibo yo.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s