¿Estamos en la posguerra de la tercera guerra mundial?

20130211-231201.jpg

Seis, siete, ocho,….a estas alturas qué importancia tiene saber cuántos años hace que comenzó esta dichosa crisis que dicen que es económica, pero que además se ha transformado en una crisis social, política y de principios y valores. Durante estos años hemos asistido a la aparición en el mercado de innumerables obras, escritas por grandes expertos, para explicar el porqué de esta crisis, de sus causas, de cómo la estamos pasando (como si no lo supiéramos) y de cómo podemos salir de ella. Lo que resulta indudable es que como toda crisis, ésta llega y se va, pero lo que ocurre es que ésta ya está tardando demasiado tiempo en marcharse….y me callo el exabrupto.

¿Qué se podría haber evitado?, es posible, no es algo que vaya a discutir, aunque lo dudo, porque entiendo que toda crisis es necesaria para mantener los equilibrios y los desequilibrios de la economía. Pero lo que sí considero es que esta crisis, que tanto insistimos en llamarla crisis, se ha convertido realmente en la tercera guerra mundial. Sí, sí, lo que escuchas,…una guerra mundial.

Existen determinados factores que ahora con la perspectiva que empieza a dar el tiempo, nos puede llevar a pensar que todo lo vivido en los últimos años, y lo que aún estamos viviendo, suponga realmente que hayamos estado inmersos en una guerra mundial y que en estos momentos nos encontremos en una época de posguerra. Estos elementos que a continuación pasaremos a relacionar y que se suceden prácticamente de forma sucesiva en el tiempo, no tienen porqué tener conexión alguna, y no voy a pensar que todo lo ocurrido ha sido diseñado por fuerzas superiores y extrañas, pero sí considero que tienen cierta relevancia para llevarnos a la idea de que estamos ante la tercera guerra mundial o mejor dicho en su posguerra.

Crisis sanitaria. El primer factor destacable lo encontramos con la epidemia de la gripe aviar, después convertida en amenaza de pandemia. Aunque ésta tiene su origen allá por el año 2003 en la zona del sudeste asiático, no olvidemos que fue en el año 2006 cuando toma auge y relevancia mundial, movilizando a todos los sectores y organismos mundiales y nacionales para hacer frente a la misma. Tras asistir de forma diaria a un aluvión de noticias sobre muertes y contagios masivos provocados por aquel virus, ahora nadie habla de él, y da la apariencia de que el número de muertes ocasionadas no han sido tan relevante como es de presuponer, y que por lo tanto, no es comparativamente similar al producido por otras enfermedades o sucesos. Igualmente, ahora nadie recuerda además los gastos sanitarios sufridos por la compra masiva de una vacuna que curiosamente surgió prácticamente de forma repentina y que con posterioridad hemos conocido que muchas de ellas quedaron almacenadas, sin apenas ser usadas, con el consiguiente gasto público, lo que puso en evidencia la existencia de un verdadero fraude. Y por último, resulta llamativo que nadie ha respondido y haya asumido su responsabilidad por la mala gestión de aquella situación.

Crisis alimentaria. Posteriormente durante los años 2007 y 2008 se produjo la subida de los precios de los alimentos a nivel mundial, provocando una importante crisis alimentaria, que llevó a la inestabilidad de los sistemas políticos en diferentes países y consiguientemente a cambios de gobierno. Esta crisis alimentaria que fue de la mano de un aumento del precio de los combustibles, es sin duda alguna de gran relevancia, pese a la escasa importancia que en la actualidad le concedemos. No cabe duda que esta crisis alimentaria ha sido desencadenante de posteriores conflictos bélicos en determinadas zonas del planeta.

Crisis financiera. En tercer lugar, la crisis financiera que nace en el año 2008 en la mayor potencia mundial y que algunos dicen que ya se cerró el pasado 2012. Esta crisis que surge en EEUU con ocasión de las llamadas hipotecas subprime y el derrumbe del mercado inmobiliario estadounidense (que se produce entre los años 2006 a 2008), ha desestabilizado de tal manera el sector financiero mundial, que sus efectos indudablemente trascienden aún en el tiempo y ha provocado una enorme desconfianza en el flujo monetario. Una vez mas se repite aquí la cuestión, como es la inexistencia de la asunción de responsabilidades por ningún tipo de entidad, organismos o personas.

La “primavera árabe”. Los conflictos bélicos en el Próximo y Medio Oriente, ya sean los históricos entre Israel y Palestina, así como los producidos en Egipto, Irán, Irak, Líbano, Siria, Afganistán.., e igualmente los que se producen en el continente africano, han supuesto la expresión real y efectiva de los conflictos armados en esta tercera guerra mundial. Pese a que existen multitudes de conflictos bélicos que no vemos, simplemente porque no salen en la prensa y en los medios de comunicación, resulta llamativo que el estallido de todos los movimientos y conflictos recientes se han producido en una misma zona geográfica, aún a pesar de que tradicionalmente se haya considerado una zona de gran inestabilidad.

Crisis económica, política y social en Europa. Los europeos que nos hemos considerado históricamente el ombligo del mundo, estamos inmersos en una crisis no ya solo económica, sino social, política y de los propios valores y principios que deben imperar en toda sociedad avanzada. Esta crisis mundial, o mejor dicho esta tercera guerra mundial, ha vuelto a traer a Europa una situación de inestabilidad evidente, y hemos perdido los principios y valores como referentes de una sociedad estable y madura, como podemos considerar la europea. Hemos perdido nuestro papel de influencia política y económica mundial y esta crisis ha venido a poner de manifiesto, la escasa intelectualidad europea y sin duda alguna, visto comparativamente, no resulta muy diferente la posguerra europea de la segunda mundial, con la situación que actualmente estamos viviendo en Europa.

Por lo tanto, cada vez resulta mas evidente que nos encontramos en la posguerra de la tercera guerra mundial, de ese conflicto global que nos ha azotado de una manera “silenciosa”, donde las armas que habitualmente se utilizan en un conflicto bélico, se han sustituido por otras armas más sutiles, pero cuyos efectos son igual que aquellos o incluso más dañinos. El miedo a perder la vida en una epidemia, el terror a pasar hambre por la “inexistencia” de alimentos por el incremento de sus precios y el miedo a perder el dinero por un sistema financiero perverso, ha producido una crisis politica, social y de valores de gran intensidad.Y visto todo ello de manera conjunta y global, donde nos ha llevado realmente esta situación de crisis es a vivir un momento de posguerra, en la que se está pasando hambre, donde los recursos económicos los tienen sólo unos pocos y donde el afán de supervivencia a costa de otros, se hace a cambio de perder valores y principios que habían sido construidos a lo largo de los años y que se han venido destruyendo de manera lenta y callada.

Y ahora bien, lejos de lanzar un mensaje catastrofista, que en ningún caso es la intención, lo que entiendo es que debemos tomar conciencia socialmente de la necesidad de recuperar determinados valores y principios que son los pilares de una sociedad y que deben ser realzados y puestos al frente de cualquier movilización social, económica y política, y en este sentido un principio como es la solidaridad, se ha demostrado una vez más que es una pieza esencial y una herramienta principal para salir de esta situación de posguerra.

Anuncios

3 thoughts on “¿Estamos en la posguerra de la tercera guerra mundial?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s